///¡Tamara Castañeda en concierto! El 12 de mayo a las 5 de la tarde en La pérgola, en 4 y 11. Vedado. ////////// Tamara Castañeda prepara una Gira Nacional para promocionar temas de su primer disco.Comenzará el 22 de septiembre de este año //////////Tamara da los últimos toques a Saboreando, su primera placa discográfica.///

TAMARA CASTAÑEDA. VIBRAFONISTA. JAZZ

Egresadadel Conservatorio de Música Amadeo Roldán, constituye hoy día una de las jóvenes promesas del jazz latino en el ámbito nacional.

Se graduó en las especialidades de percusión y piano con total dominio en la ejecución de los instrumentos de percusión sinfónica, así como los de percusión menor cubana. Inicia entonces un camino de investigación y estudios de manera autodidacta, que la llevarían a convertirse en la talentosa vibrafonista que hoy conocemos.

Con solo 10 años (1990) emprende su carrera artística ofreciendo conciertos al piano en espacios como la Sala Argeliers León, la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y el Museo Napoleónico. En 1994 participa en el Concurso de Música Amadeo Roldán, donde suma a su aval un Primer Lugar, dos segundos y un Premio Especial por la autoría del tema A mi manera (propuesto posteriormente para formar parte del programa nacional de enseñanza artística en la especialidad de percusión). También en ese año participa en el 1er. Concurso de Habaneras, alzándose con una Mención Especial por la composición de la obra Tras el silencio.

Pese a su corta edad, resulta muy destacada su participación durante el período 1990-1998 en los Festivales de Percusión PerCuba, evento bajo la dirección del maestro Lino Neira, profesor del Instituto Superior de Arte.

Por espacio de dos años integra, a partir de 1996, la Orquesta Sinfónica Juvenil, bajo la dirección del maestro Guido López Gavilán, y en 1998 pasa a formar parte de la agrupación femenina Ellas Son, con quienes ejecutando las tumbadoras, se nutre de un amplio repertorio de música popular e instrumental.

El año 1997 marca su debut en los Festivales Jazz Plaza, en esta ocasión acompañando en la percusión cubana al cantante, pianista y compositor norteamericano Bob Chilson y a su coterráneo, el trompetista Roy Hargrove.

En diciembre de 1998 crea la agrupación TC, en la que debuta brillantemente frente al vibráfono –instrumento sin tradición nacional–, iniciando así el camino que la llevaría a convertirse en una de las virtuosas del instrumento

Luego de numerosos conciertos y una destacada participación en eventos como el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano y el Festival Internacional Jazz Plaza (ahora en su nueva condición de vibrafonista), en junio de 2001 pasa a formar parte del catálogo profesional del Centro Nacional de Música de Concierto y en diciembre del mismo año se presenta al Concurso de Jóvenes Jazzistas Jojazz 2001, alzándose con el Gran Prix del evento por decisión de un prestigioso jurado presidido por el maestro Chucho Valdés.
Ante sí, un nuevo sendero de reconocimientos y oportunidades que la destacan como la primera mujer vibrafonista en la historia del jazz cubano.

Enero de 2002 subraya su madurez artística. Comparte escena con grandes de la talla de Chucho Valdés, Julio Barreto, Carlos Emilio, Jorge Reyes, Jorge Luis Chicoy y el estadounidense Steve Colleman, una de las mas prestigiosas figuras internacionales del jazz. Tres meses más tarde se adueña del Club La Zorra y el Cuervo –sede habitual del género al comenzar a incursionar en el jazz tradicional junto a la agrupación Jazz Generation.

Ese mismo año tiene su primera experiencia en el exterior, al ser invitada por Chucho Valdés al Festival de Jazz de Isla St. Marteen, donde además de tocar por primera vez junto al Premio Grammy y su cuarteto, comparte con jazzistas como Hernán López Nussa, Mayra Caridad Valdés, Sexto Sentido, Changuito y Pupy, entre otros.

A su regreso inaugura junto a Chucho Valdés el Festival Internacional Jazz Plaza 2002, ejecutando, junto a este y al connotado guitarrista estadounidense Larry, el estreno mundial del tema Chorinho, de la autoría de Chucho, lo cual fue considerado por la crítica como el momento más sorprendente de la jornada inaugural del evento, pese al alto nivel de las figuras invitadas y a la presencia de un público de altísima exigencia, entre el que se encontraban presentes los Premio Nóbel de Literatura Nadine Gordimer (Sudáfrica) y Gabriel García Márquez (Colombia), además de los actores norteamericanos Harry Belafonte y Danny Glover.

En octubre de 2003 pasa a formar parte del catálogo del Centro Nacional de Música Popular y en marzo de 2004 debuta con su agrupación (vibráfono, bajo eléctrico, drum, percusión menor y clarinete) en el Festival de Mujeres Jazzistas.

Jazz Plaza 2004, 2005 y 2006 la recibe nuevamente, en estas ocasiones con su agrupación.

Tamara Castañeda acaba de concluir la grabación de su primera placa discográfica, el CD Saboreando, una producción de Joaquín Betancourt con el Sello Colibrí, la que dará la luz en el próximo Cubadisco 2007. Saboreando cuenta con el acompañamiento de su grupo, pero suma además la participación de connotados como Chucho Valdés y Alexis Bosh (piano), Jorge Luis Chicoy (guitarra eléctrica), Oliver Valdés (drum) y Julio Padrón (trompeta), lo cual demuestra el reconocimiento de los grandes del género a la labor de esta novel figura.

Pese al alto nivel de cada uno de los temas, se destacan en la placa la pieza de su autoría Cinemática y el tema Tamara’s blue, compuesto por Chucho en reconocimiento a la vibrafonista y que es interpretado por ambos en el disco.



Tamara Castañeda es miembro de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

Ha sido profesora de las Escuelas de Música Guillermo Tomás y Manuel Saumell En el presente se encuentra trabajando en la elaboración de un método de estudio para el aprendizaje de la marimba y el vibráfono.

Poseedora de una personalidad legada de los grandes con que ha departido y a los cuales ha convencido con su talento, autoexigencia y empeño, Tamara continúa una vertiginosa carrera de baquetas, pentagramas y sonidos que estimula a quienes la disfrutan en sus presentaciones habituales en el Club La Zorra y el Cuervo, una de las sedes jazzisticas de la capital cubana, donde se le puede encontrar junto a su quinteto (vibráfono, clarinete, bajo, drum y tumbas) recreando, de manera atrevida, vertientes que transitan desde el jazz tradicional, el blue, el latin jazz y la fusión, hasta las más novedosas versiones de temas de la música clásica llevadas al jazz, explotando con especial sutileza las posibilidades de su instrumento, el vibráfono.


Oficina de Representación
Tel: (537)98-0637
Email: tamavibes@correosdecuba.cu
juncar@campch.co.cu

TAMARA CASTAÑEDA (June 8th, 1980) Graduated from the Amadeo Roldan Music Conservatory, appears today as one of the youngest promises of the national latin jazz scene.
When Tamara was only 10 years old (1990), offered piano concerts in various places such as The Argeliers Leon Hall, The Cuban Journalist Union and The Napoleonic Museum.
During the period 1990-1998 participated in the PerCuba Percussion Festival, event directed by Lino Niera, professor of the Superior Art Institute.
1997 marks her debut in the Jazz Plaza Festivals, playing the drums for the north-american singer, piano player and composer Bob Chilson and the trumpet player Roy Hargrove.
On December 1998 she creates the group TC, where she plays the vibes, an unusual instrument in cuban music, for the first time.
On December 2001 she takes part of the JoJazz Young Jazz Player Contest winning the Grand Prix of the event. The president of the jury was the prestigious piano player Chucho Valdes.
January 2002 marks her artistic maturity. Shares stage with Chucho Valdes, Julio Barreto, Carlos Emilio, Jorge Reyes, Jorge Luis Chicoy and the north-american Steve Colleman, one of the most prestigious jazz players in the world.
That same year, during her first international experience, invited by Chucho Valdes to St. Marteen Island, Tamara plays for the first time with the Grammy winner and shares stage with Hernan Lopez Nussa, Mayra Caridad Valdes, Sexto Sentido, Changuito and Pupy.
Tamara got back with Chucho Valdes to open the 2002 International Jazz Festival playing with him and the known guitar player Larry Coryell, the international release of the theme Chorinho, composed by Chucho, considered by critics as the most outstanding performance of the opening night. Among the public that night there were the Literature Novel prize winner Nadine Gordimer (Sudáfrica) and Gabriel García Márquez (Colombia), and the north-american actors Harry Belafonte and Danny Glover.
Tamara Castañeda just finished the recording of her first album Saboreando. The musical production was assigned to Joaquin Betancourt by the Colibri record company. Saboreando counts with the colaborations of Chucho Valdes and Alexis Bosh (piano), Jorge Luis Chicoy (electric guitar), Oliver Valdes (drum) and Julio Padron (trumpet), which show the recognition of the best of this genere.
Although there are pieces of a high artistic and technical level Cinematica, a very personal work and Tamara´s Blue, composed by Chucho to show his apreciation to the young vibes player, played by Tamara and Chucho himself are considered to be the highlights of the record.
Tamara continues with her brillant carreer, a mix of drumsticks, penthagrams and sounds that pleases the public that goes to La Zorra y El Cuervo Jazz Club, a place where they can find her with her quartet. A place where she dares to mix traditional jazz, blues, latin jazz and fusion,recreating new versions of old classical music pieces, making them sound as new and fresh as her own latin jazz pieces, exploring to the highest levels the possibilities of her instrument, her life :the vibes.

2 comentarios:

Hilda. dijo...

Tamara, muchachos (Juan Carlos incluido)

Hubiera querido estar aun un rato mas y disfrutar como lo he hecho los bellísimos momentos de compartir con ustedes un poco del cotidiano, lleno de la exaltación de estos días. Regreso mas enriquecida y con el alma llena, también porque los he escuchado tocar.

Hay un misterio en el mundo, una sospecha de que como seres humanos, somos mas de lo que nos han enseñado, algo en el hecho mismo de estar vivos que justifica decir que la vida es sagrada y misteriosa.

El arte, el verdadero arte, nos asoma a esos abismos en los que las palabras son insuficientes y solo pueden ser trasmitidos y compartidos a través de algo tan poderoso como la música, a través de intensidades. De lo que se trata, lo que nos hace grandes, lo que nos enaltece, es explorar ese misterio con talento, técnica y virtuosismo, pero también con pasión, humildad y entrega. Ustedes, están haciendo ese milagro.

Por eso agradezco y siento como un deber contribuir en lo posible con lo que hacen, porque haciéndolo de esa manera, aportan a los que comparten su música y su vida algo esencial , algo que desde ya, es patrimonio también de nuestra tierra y su gente.

Un abrazo,

Nos vemos en la Habana.

Jorge Luis Garcell dijo...

Tamara,

Verte tocar fue una experiencia estrepitosamente conmovedora. Parece que contigo las posibilidades de hacer música se dilatan y los límites se pierden en lo inalcanzable.

Muchos éxitos.